Estados Unidos se retiró del Consejo de DDHH de la ONU

Trump contra todos

El portazo de Estados Unidos al Consejo de Derechos Humanos de la ONU. Washington rompe así con otro compromiso multilateral, tras su salida de la Unesco, del Acuerdo climático de París y del pacto nuclear con Irán.

“Estados Unidos se retira oficialmente del Consejo de Derechos Humanos de la ONU”, anunció ante la prensa la embajadora estadounidense ante la ONU, Nikki Haley. La salida de la Administración Trump de este organismo no es ninguna sorpresa. Ya el año pasado había amenazado con retirarse por las mismas razones aducidas ahora. Por un lado, la presencia en este órgano, compuesto por 47 miembros, de países como China, Venezuela o Cuba, a los que se sumó el año pasado la República Democrática del Congo, que a juicio de Washington, no respetan los derechos humanos. Y, por otro, las condenas sucesivas dictadas por este órgano contra Israel.

Las reacciones internacionales ante la decisión de los Estados Unidos de retirarse del Consejo continuaron este miércoles con la confirmación de su reemplazo por otro Estados Miembro de las Naciones Unidas “tan pronto como sea posible” por parte del presidente de este órgano. Esta decisión se produce después de que la embajadora de Estados Unidos, Nikki Haley, anunciase ayer junto con el secretario de Estado, Mike Pompeo, que su país abandonaba el Consejo de Derechos Humanos después de repetidas advertencias acerca de lo que el país norteamericano considera como prejuicios contra Israel por parte de ese órgano. Pocas horas después de ese anuncio, Vojislav Šuc dijo que hará una encuesta para saber qué países quieren formar parte del Consejo después de que Estados Unidos haya notificado formalmente su retirada.

Los 47 miembros del Consejo de Derechos Humanos, con sede en Ginebra, son elegidos por la Asamblea General de la ONU en Nueva York. Šuc indicó que tiene previsto “ponerse en contacto” con el presidente de la Asamblea, Miroslav Lajčák, acerca del remplazo para completar el inacabado término de Estados Unidos. Tanto el Secretario General de la ONU, como el alto comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, y el presidente del citado Consejo han lamentado la decisión de Washington.

El titular de la ONU, António Guterres, defendió el papel del Consejo al asegurar que forma parte de toda “la arquitectura de los derechos humanos de la Organización y que “representa un importante papel” en su defensa y promoción. Guterres señaló que “hubiera preferido” que Estados Unidos permaneciera en el Consejo”, un órgano que no solo busca proteger y promover los derechos humanos, sino también abordar sus violaciones y hacer recomendaciones al respecto.

Por su parte, el alto comisionado Zeid Raad Al Hussein comentó que, en el estado actual de los derechos humanos en el mundo, Estados Unidos debería haber “dado un paso adelante, no hacia atrás” y se hizo eco de las palabras del Secretario General al señalar que también hubiera preferido que el país norteamericano permaneciese en el Consejo. Zeid también señaló que la noticia de la retirada de Estados Unidos es “decepcionante, aunque no sorprendente”. El presidente de la Asamblea General, Miroslav Lajčák, explicó que tradicionalmente Estados Unidos ha representado “un firme papel en la defensa de los derechos humanos” en el mundo.

Añadió que, a la vista de los desafíos mundiales, el trabajo colectivo para afrontarlos y garantizar un mundo mejor “se vería beneficiado por un mayor diálogo y colaboración, no por menos”. El nacionalismo chovinista, la mayor amenaza sobre el mundo. Al comienzo de su 38 sesión el lunes, la última antes de que concluya el mandato de Zeid, el alto comisionado defendió la necesidad del multilateralismo y criticó lo que describió como “nacionalismo chovinista” como la mayor amenaza que se cierne sobre el mundo.

Muchos gobiernos han fracasado en procurar que la ONU sea un éxito “fingiendo un compromiso con el esfuerzo común”, según Zeid, antes de destacar las principales preocupaciones relacionadas con los derechos humanos en más de veinte países, incluidos Estados Unidos e Israel. Bajo las reglas de la Asamblea General, la membresía al Consejo de los Derechos Humanos está abierta a todos los Estados Miembros y se basa en una representación geográfica justa.

El mandato de los Estados es por tres años y no puede ser extendido para un tercero después de haber cumplido dos términos consecutivos. Estados Unidos fue elegido por primera vez en 2009, tres años después de la creación por parte de la Asamblea General del Consejo de Derechos Humanos como principal órgano político para abordar estos, en sustitución de la Comisión de Derechos Humanos.

(Tomado de Prensa ONU y Euronews)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s