Murieron dos caras de los crímenes de lesa humanidad: Menéndez y Schiffrin

Luciano Menéndez, principal imputado en la causa. (Foto: inforioja.com)

El ex general Luciano Menéndez, condenado a 12 cadenas perpetuas por delitos de lesa humanidad durante la dictadura y el camarista Leopoldo Schiffrin, el primer juez en iniciar los juicios por la Verdad en 1998, en busca de encontrar los restos de los desaparecidos asesinados durante la misma dictadura, murieron con pocas horas de diferencia entre el lunes 26 y el martes 27 de febrero.

Menéndez cometió de manera clandestina desde el aparato del Estado los delitos que Schiffrin buscaba con todas las herramientas judiciales legales resolver para reconstruir las vidas de las familias truncas entre 1976 y 1983. La cara y seca de una época.

El ex camarista de La Plata Leopoldo Schiffrin, destacado por los organismos de derechos humanos como un integrante del Poder Judicial con un “compromiso verdadero con el proceso de memoria, verdad y justicia”, falleció hoy. Su participación en los Juicios por la Verdad de La Plata se convirtió en el impulso principal para que, una vez anuladas las leyes de impunidad, el represor de la Bonaerense Miguel Osvaldo Etchecolaz fuese juzgado por los crímenes que cometió durante la última dictadura cívico militar y condenado por genocidio.

Schiffrin fue camarista de La Plata entre 1987 y 2017, cuando tras un intercambio judicial con la Corte Suprema debió presentar su renuncia por haber superado el límite de 75 años para ejercer la magistratura. Tenía 80 entonces. Tras mucho batallar e insistir, finalmente la Cámara Federal de La Plata dio inicio a los Juicios por la Verdad, en 1999.

“Se murió la muerte”, anunciaron las redes sociales tras conocerse el deceso en un hospital de Córdoba de Luciano Menéndez, el ex temible jefe del tercer Cuerpo de Ejército con asiento en Córdoba. Fue la máxima autoridad en Córdoba durante la dictadura y responsable de la represión en Jujuy, Salta, Catamarca, La Rioja, San Juan, Mendoza, San Luis, Santiago del Estero y Tucumán, murió a los 90 años en un hospital cordobés donde permanecía internado desde hace unas semanas. Cumplía arresto domiciliario por las 12 condenas a prisión perpetua que recibió por sus múltiples crímenes: desapariciones, asesinatos, secuestros, torturas, violaciones y robo de bebés.

Jefe de represores, Menéndez tuvo a su cargo el área 311 en que la dictadura cuadriculó el país para su plan de exterminio. Manejó diez provincias argentinas en un plan sistemático de secuestros, torturas, apropiación de bebés y desapariciones que ha quedado demostrado en cada uno de los juicios por delitos de lesa humanidad realizados desde 2008.

(Con datos de Página 12)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s