Diez críticas al Comercio Justo / Decrecimiento

Se han desarrollado bastantes argumentos a favor del “comercio justo”. Nuestro propósito no es, por tanto, recordarlos sino, defender un contra-argumento a dicho comercio denominado “justo”. La capacidad de aceptar críticas, de enfrentarse a la contradicción y de iniciar un debate, forman parte de cualquier trayectoria evolutiva.

1 – El comercio “justo” es injusto

En efecto, para que un intercambio sea realmente justo, las condiciones de protección social y de remuneración de los individuos que producen deberían ser idénticas a las de las personas que consumen.

Ejemplo : según el sitio Max Havelaar, http://www.maxhavelaarfrance.or, con los precios actuales, a un productor local colombiano (llamémoslo Manuel) le hacen falta trescientos años para ganar 15 000 euros (aproximadamente el sueldo medio anual aquí). Manuel recibe, en nombre del comercio justo (según las cifras proporcionadas por Max Havelaar), 3 veces más de lo que obtendría en el mercado convencional, lo que significa que necesitaría sólo (al precio del comercio justo). . .¡cien años para obtener un sueldo equiparable al nuestro!. El precio del paquete de café (de 250g, en el ejemplo de Max Havelaar) debería ser comprado 100 veces más caro – 19 euros – y vendido a Pedro, en España – a 21,8 euros. Pierre hoy en día lo paga a . . 2,35 euros. Por lo tanto, este comercio es simplemente “menos justo”. Además, los costes de importación, de torrefacción y de distribución siguen prácticamente idénticos. Según la revista Silence, el excedente de ingresos respecto a un productor clásico es de 4 euros al mes.

2 – El comercio justo favorece la competencia desleal

Ejemplo : María fabrica sombreros en Cataluña. Los vende en el mercado a Juan. En ese mismo mercado, Javier ofrece sombreros estampados « comercio justo » a la mitad del precio al que María los vende. La asociación que importa los sombreros vendidos por Javier no paga, como todos los comerciantes, el transporte a su coste real: no paga ni el queroseno de los aviones ni el gasoil de los barcos. Esta asociación de comercio justo goza, también, de menores obligaciones fiscales (a las que el comercio tradicional está atado), de bajas remuneraciones y de ausencia de seguridad social de los países productores, jugando con la fuerza del euro. Finalmente, a Javier no se le paga : es un asalariado de la Caixa y ocupa su tiempo libre haciendo de voluntario para esta asociación. Resultado: Javier hace fracasar la actividad de María, con tanta fuerza como le permite el hacerlo con la mejor conciencia posible, seguro de contribuir a un mundo mejor.

* Ejemplo real.

3 – El comercio justo no tiene en cuenta los costes ecológicos

Ejemplo : Patricia compra un “plátano justo”* “. Paga un euro. Sin embargo, no se da cuenta de que no está pagando los impuestos del queroseno que gasta el avión para traer la fruta desde Costa Rica hasta el supermercado de al lado de su casa. No tiene en cuenta el coste de su impacto ecológico. Y la piel del plátano, ¡la pierde el suelo de Costa Rica que se hubiese enriquecido con sus aportes de nutrientes para formar compost!

* Max Havelaar habla también de productos como la miel o el arroz, que podemos encontrar en nuestros países.

** Max Havelaar menciona las dictaduras camboyana y keniata, que son importadas a Suiza en forma de flores de “comercio justo”. ¡Esas flores son refrigeradas y transportadas en avión para que permanezcan frescas!. Los cultivos de flores se hacen, además, con pesticidas, que provocan afecciones a los agricultores (alergias, problemas respiratorios, etc), las cuales han sido denunciadas por diversas ONGs (Fuente: revista Silence n° 274, p. 24)

4 – El comercio justo favorece el empobrecimiento de la biodiversidad

Ejemplo : Patricia no sólo ha comprado un plátano de comercio justo, sino también un mango, una naranja y …una manzana. Patricia, de este modo, ha desfavorecido la diversidad local de frutas de su región, donde antaño se producían 50 variedades diferentes de manzanas (que, en un período de veinte años, se han visto reducidas a 5).

5 – El comercio justo conlleva la “desculturización” de la producción
Ejemplo : Cuando Miguel va a la India, está feliz de conocer una cultura diferente a la suya, enraizada profundamente en su medio. El vestuario forma parte de esta diversidad cultural y a través de esta diversidad cultural se desvela parte de la riqueza del planeta Tierra. Por lo tanto, toda la producción, entra a formar parte de la cultura viva de los pueblos. Azimuts es una empresa de comercio justo que importa en Francia prendas de vestir tropicales. Imaginemos la cara de los nepalíes que lleguen a París y se encuentren a gente vestida como si estuviese en los trópicos. Se puede suponer que volverán a su país bastante decepcionados. La ideología dominante lleva a la renuncia a su propia cultura.

* El término “excepción cultural” limita la cultura a las artes, lo cual constituye un escándalo.

6 – El comercio justo nos aleja de lo esencial: re-localizar la economía
Ejemplo : Loba es agricultor en Costa de Marfil. Cultivaba su campo para alimentarse y abastecer a su pueblo de alimentos. Después, su gobierno le obligó a producir plantas de cacao para exportarlas a Francia. Esto hizo que Loba pasara a ser dependiente del mercado mundial del cacao. Sin embargo, gracias a los beneficios obtenidos vendiendo el cacao, Costa de Marfil ha podido comprar aviones lanza-misiles a Francia. Desgraciadamente, el mercado del cacao entra en crisis, llevando a Loba al borde del hambre. Gracias al comercio justo, Loba tiene algo menos de hambre (recibe suficiente dinero como para comprar los mismos alimentos que antes cultivaba) y Costa de Marfil puede seguir comprando tanques y armas a Francia. Pero el retorno a la autosuficiencia alimentaria queda ahora más lejos, y Loba siquiera jamás ha probado el chocolate: un producto reservado para los ricos occidentales.

7 – Max Havelaar condena la distribución a gran escala
Ejemplo : el Sr. y la Sra. Pérez tenían remordimientos de conciencia por ir en coche al Alcampo los sábados. Sabían que no estaban favoreciendo ni a su cooperativa, ni a los agricultores del mercado ni a los pequeños comercios de los alrededores. Además, conocían todos los inconvenientes de la gran distribución: deshumanización, impacto ecológico (a las grandes superficies sólo se puede llegar en coche, cogiendo autopistas, con atascos, y los productos que se venden suelen provenir de agricultura intensiva), mala economía, etc. También sabían que ese tipo de distribución en los países ricos es causante de muchos de los males de los países del Sur. Sin embargo, se quedan con la conciencia tranquila comprando un paquete de café Max Havelaar*, el cual depositan en la cumbre de una gigantesca montaña de productos que desbordan su carrito. Esta es una estrategia que Alcampo utiliza en gran parte de su publicidad: con cinco productos etiquetados como de “comercio justo” se puede acceder a 120.000 productos no etiquetados con la conciencia bien tranquila.

* Max Havelaar no para de enorgullecerse por vender sus productos en un número creciente de grandes superficies. Esto ha provocado en Francia, según el INSEE, entre 1966 y1998, el cierre de 17 800 panaderías-pastelerías, (44%), 73 800 carnicerías (84%), 3500 charcuterías (76 %), 1 300 librerías, 4700 zapaterías (50 %), etc.

** En Suiza, desde marzo de 2003 se venden en el MacDonald’s, té, chocolate caliente y siete cafés Max Havelaar. “Para Max Havelaar,esta operación responde a su vocación de apertura del mercado a los productos de comercio justo, para que los productores del Sur tengan cada vez más acceso al comercio justo. Si pensamos que MacDonald’s se beneficia de una mejor imagen a través de este proyecto, es como si Max Havelaar etiquetase MacDonald’s.Si este proyecto piloto de Suiza tiene éxito, podría extenderse por toda Europa.. El logo Max Havelaar aparece en las 139 tiendas suizas de MacDonald’s al lado de la foto de los productos MacDonald’s, etiquetando todos los menús, las mesas, las cajas registradoras, en el exterior, etc. “Si MacDonald’s en Francia elige esta opción, no se puede rechazar”, dice Victor Ferrera, director de Max Havelaar Francia. Fuente : Politis 12/06/03.

8 – El comercio justo condena la globalización

Ejemplo : Raquel es una vieja militante ecologista. Lucha desde hace cincuenta años contra las culturas invasoras para salvar las autóctonas. Se opone firmemente a la uniformización del mundo, a la voluntad de Occidente de extender su anticultura mercantil al resto del planeta, al comercio de los países ricos. Para ella, el comercio justo es una auténtica catástrofe. En efecto, ¿cómo se va a combatir la globalización si a los productos los calificamos de “verdes” o les ponemos “etiquetas éticas”?, ¿cómo combatirla si el pernicioso sistema que destruye nuestro patrimonio natural y oprime a tanta gente se sigue promocionando con nuevas estrategias de consumo como la del comercio justo?

* En la carta de Max Havelaar La taza de Max, la organización se felicita de su presencia y de ser escuchados en el forum económico de Davos. ” Respecto a Porto Alegre, no estamos en contra de la globalización sino a favor de otro tipo de globalización. ” La Tasse deMax,n° 12, mars 2003.

9 – El comercio justo es una forma de neo-colonialismo

Ejemplo : Miguel se jubila después de haberse pasado una vida entera contaminando el Planeta dentro de una gran empresa química. Piensa que ahora podría hacer algo por el mundo, sobre todo con los pobrecitos del Sur. Además, el comercio justo le permitirá disfrutar de viajes por el mundo. Natalia tiene 29 años. No quiere trabajar en la típica multinacional. Decide, por tanto, trabajar en Max Havelaar, de manera que tiene todas las ventajas de una empresa clásica, pero mezcladas con algo de ética. Además adora los aeropuertos tanto como Miguel. Miguel y Natalia son, sin querer aceptarlo, la actual versión de los antiguos misioneros. Aquellos aportaban lecciones cívicas a cambio de recursos naturales y de esclavizar a los países del Sur. Antes que “hacer el bien”, Miguel y Natalia no se preguntan, en primer lugar, cómo pueden dejar de perjudicar o contaminar. Con el 1% de los ricos del planeta, siguen viajando en avión, practicando deportes de invierno, sin preguntarse seriamente cuáles son las verdaderas consecuencias de su modo de vida. En las estaciones de esquí, Miguel y Natalia hablan con orgullo a sus amigos de los simpáticos agricultores andinos.

* “El que dice comercio justo, dice desarrollo. ” La tasse de Max, n° 12, mars 2003

10 – El comercio justo participa en la ideología de la sumisión
Ejemplo : Tomás milita en una asociación de comercio justo desde los 17 años (su salario representa 10 veces el salario que Loba cobra en Costa de Marfil). Conoce bien las objeciones al comercio justo de los militantes ecologistas radicales, igual que Raúl. Pero Tomás trabaja y no quiere poner en duda todos los años invertidos en la causa. En lugar de replantearse la cuestión, elige insultarlos: “Acaso pretendéis que nadie se mueva y nos quedemos siempre en nuestros lugares de origen?”, etc. Tomás habla de “realismo”, de “estrategia” y de “pedagogía”. Tomás termina siendo el mejor aliado de la sumisión al realismo económico. Sin darse cuenta, Tomás ha introducido en su escala de valores las leyes de la economía por encima de cualquier otro principio moral.

Bruno Clémentin y Vincent Cheynet

10 grandes objeciones al “comercio justo”. traduction : anónimo

(Tomado de http://www.decrecimiento.info)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s