Banco Santander se deshizó del 51% de un paquete accionario que le quemaba en las manos pero aún no está a salvo

El Banco Santander cerró ayer la venta del 51% de los 30.000 millones de euros de ladrillo del Banco Popular (inmuebles adjudicados y crédito promotor) a Blackstone por unos 5.100 millones inmediatamente después de que Bruselas diera el visto bueno a la compra del banco inviable ejecutada el 7 de junio. La mayor operación inmobiliaria de la historia que fue muy bien recibida por el mercado y el sector cuando la publicó El Confidencial el 28 de julio, ya que supone quitarse del medio en tiempo récord el principal problema que llevó a la quiebra al Popular. Unas prisas que se explican porque el banco que preside Ana Botín quiere hacer irreversible la adquisición ante posibles condenas judiciales o medidas cautelares.

Al Santander le interesa cerrar operaciones lo antes posible que hagan inviable la devolución del Popular. La eventual nulidad que pueden declarar el Tribunal de Justicia de la UE o la Audiencia Nacional en España comportaría la restitución de la propiedad del Popular a sus anteriores accionistas; pero, si eso es impracticable porque el Santander ya ha adoptado acciones que han transformado la entidad de forma irreversible (como la venta de esa enorme cantidad de activos a un tercero que podría reclamar sus derechos), la única opción sería una indemnización dineraria. Esto último es lo que está dispuesto a afrontar el Santander, pero en ningún caso quiere renunciar a las sinergias y los beneficios de la integración(500 millones anuales a partir de 2020), ni tirar a la basura la reciente ampliación de capital de 7.000 millones para acometerla.

Esta amenaza se ha agravado mucho con la solicitud por parte de algunos demandantes de la suspensión del proceso de integración como medida cautelar. De hecho, pedían que se adoptara de forma inmediata, lo que se conoce como “medidas cautelarísimas”, pero la sala de vacaciones de la Audiencia Nacional las ha rechazado al no apreciar que concurran los requisitos de urgencia máxima que las justificarían. Por tanto, se verán en septiembre a la vuelta de vacaciones; demasiado tarde después de la operación de ayer.

(Tomado de El Confidencial / España)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s