Era Macri. No pudieron echar a De Vido del Congreso pero echaron a Biscay del BCRA

Los diputados a punto de votar (Foto: Archivo de agencia Telam)

La venganza será terrible. No puede quedar vestigio del paso del kirchnerismo por el aparato del Estado. Esa parece ser la máxima que rige la conducta del Gobierno nacional a cargo de Cambiemos. Despues de una maratónica sesión en Diputados el oficialismo no logró reunir los dos tercios de votos para expulsar del cuerpo al diputado nacional por Buenos Aires, Julio De Vido. Sin embargo esta mañana se tomó revancha de ese fracaso y echó al director del Banco Central, Pedro Biscay nombrado en 2014 por el entonces ministro de Economía, Axel Kicillof y con acuerdo del Senado.

A través de un Decreto 571/2017, publicado este jueves en el Boletín Oficial, el Poder Ejecutivo Nacional dispuso la remoción del director del Banco Central Pedro Biscay, que fue decidida por “afirmaciones (…) que ponen en riesgo los objetivos establecidos” en la Carta Orgánica del Banco Central, “particularmente en lo que se refiere a la estabilidad financiera en un sistema bancario de encajes fraccionarios y en el marco de un país que ha atravesado múltiples crisis cambiarias y bancarias en las últimas décadas”.

En los considerandos del Decreto, que lleva la firma del presidente Mauricio Macri, expresa que  “no se trata en el caso de su supuesto de afectación de la libertad de expresión (…), pues con tal criterio se podría sostener que también deberían violarse los secretos de Estado o publicarse elementos de la vida privada de las personas -protegidos por las normas constitucionales- o dejarse de lado la reserva que impone la responsabilidad del desempeño de determinados cargos”. Biscay fue designado director de la entidad en 2014 por Axel Kicillof, en aquel año ministro de Economía y contaba con acuerdo del Senado para cumplir mandato hasta 2019.

De Vido sigue.

El interbloque Cambiemos y sus aliados del massismo fracasaron en su intento de “excluir” al diputado del FpV-PJ Julio De Vido de la Cámara baja. La propuesta empujada desde el Gobierno nacional cosechó 138 votos a favor, 20 menos que los dos tercios necesarios entre los 237 diputados presentes en la sesión. Los 95 votos en contra de la expulsión del ex ministro de Planificación –que el oficialismo conocía de antemano–, se habían transformado en un escollo difícil de sortear pese a las presiones sobre gobernadores y legisladores que se ejercieron incluso desde la Casa Rosada. La certeza de la derrota hizo que el macrismo finalmente desistiera de su amenaza de no permitir abstenciones, de las que hubo solo tres y que lejos quedaron de modificar el final anunciado. De todas maneras, el oficialismo no salió insatisfecho: transformó a lo largo de casi diez horas al recinto de la Cámara de Diputados en un escenario electoral retransmitido en vivo en todos los canales de noticias, con la idea de mostrarse como los abanderados de la lucha anticorrupción.

(Tomado de agencia Telam y diario Página 12)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s