Aceite de cannabis ya se vende en Córdoba y se producirá en Santa Fe

Daniel Landgreen es alguien conocido en el mundo canábico de la Argentina. Dirige desde hace varios años la Comunidad Cannábica Córdoba, que anualmente marcha por las calles pidiendo la legalización del autocultivo y del consumo, no sólo medicinal sino recreacional de la planta.

Pero también en la provincia de Santa Fe, el Laboratorio Industrial Farmecéutico Sociedad del Estado solicitó a la Nación la importación de marihuana como materia prima para producir aceite medicinal canábico, según confirmó a la agencia Telam su director Guillermo Cletti.

Mientras tanto en Córdoba, en el local 18 de la galería Argenta, en la esquina de Chacabuco y San Jerónimo, Landgreen  abrió el que es el primer centro de difusión y producción de aceite de marihuana del país, según él mismo lo sostiene.

Es un local pequeño que todavía no se anima a la gran vidriera que muestre sus productos iluminados a los peatones de la zona céntrica, como ocurre en Canadá, Estados Unidos u Holanda.

Hace un año y medio Landgreen estuvo detenido 40 días en la cárcel de Bouwer acusado de “tenencia de semillas para producir estupefacientes”, y está a la espera de ser llevado a juicio. Desde entonces se encuentra a la cabeza de un reclamo judicial para que Argentina modifique la ley de estupefacientes 23.737 aprobada en 1989.

Esa ley castiga con cuatro años de prisión a quien siembre, cultive o guarde semillas de marihuana, y ha quedado desactualizada frente al nuevo marco legal nacional: en marzo el Congreso argentino aprobó la ley 27.350 que permite el acceso legal al aceite de marihuana con fines medicinales, crea un registro de pacientes y deja abierta la puerta para que el Estado siembre marihuana y produzca sus propios derivados, tal como ocurre ya en Chile.

Medicina y recreación

Landgreen lleva ocho años fabricando productos cannábicos y es uno de los numerosos productores que, todavía sin un marco legal definido, abastecen de aceite a miles de pacientes de aproximadamente 45 diferentes patologías.

La flamante ley argentina, criticada por incompleta y su escaso alcance, permite la importación del aceite para pacientes con epilepsia refractaria y ha dejado en un limbo legal a miles de pacientes, que sufren otras enfermedades, y usan marihuana medicinal con fines paliativos.

En su local, Landgreen comercializa cuatro variedades de aceite cannábico. Las produce con marihuana sembrada por ocho productores cordobeses que utilizan la modalidad indoor (bajo techo), lo que le garantiza el suministro continuo todo el año al no depender de variaciones ambientales.

Vende un aceite con alto contenido de CBD (uno de los componentes químicos de la planta, que no produce efecto alucinógeno) destinado para pacientes epilépticos de hasta 21 años.

Otro aceite, denominado numeral 77, lo buscan pacientes con enfermedades neurodegenerativas como Parkinson y Alzheimer, y también con artritis o fibromialgia. El tercer aceite, numeral 11, lo usan pacientes con cáncer y otras enfermedades terminales, y el cuarto, el más analgésico, es el denominado internacionalmente painkiller , que actúa como la morfina y se usa para dolor agudo crónico. Estas últimas variedades tienen, en diferentes proporciones, THC, el más conocido componente cannabinoide, con efecto psicoactivo, muy buscado por quienes hacen un uso recreacional de la marihuana.

(Tomado de http://www.lavoz.com.ar y agencia Telam)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s