22 de marzo / Día Mundial del Agua

(Foto: archivo PREGUNTAS)

Una gota de agua es flexible. Una gota de agua es poderosa. Una gota de agua es más necesaria que nunca.

El agua es un elemento esencial del desarrollo sostenible. Los recursos hídricos, y la gama de servicios que prestan, juegan un papel clave en la reducción de la pobreza, el crecimiento económico y la sostenibilidad ambiental. El agua propicia el bienestar de la población y el crecimiento inclusivo, y tiene un impacto positivo en la vida de miles de millones de personas, al incidir en cuestiones que afectan a la seguridad alimentaria y energética, la salud humana y al medio ambiente.

En la actualidad más de 663 millones de personas viven sin suministro de agua potable cerca de casa, lo que les obliga a pasar horas haciendo cola o trasladándose a fuentes lejanas, así como a hacer frente a problemas de salud debido al consumo de agua contaminada.

«¿Por qué desperdiciar agua?»

Este año, nos concentramos en el desperdicio del agua y en cómo reducir y reutilizar hasta un 80% del agua que malgastamos en nuestras casas, ciudades, industrias y agricultura y que fluye de vuelta a la naturaleza, contaminando el medio ambiente y perdiendo nutrientes valiosos.

Necesitamos aumentar la recolección y tratamiento de las aguas residuales y reciclarlas de una forma segura. Al mismo tiempo, necesitamos reducir la cantidad de agua que contaminamos y malgastamos para ayudar a proteger el medio ambiente y los recursos hídricos.

El Objetivo de Desarrollo número 6 Garantizar la disponibilidad de agua y su gestión sostenible y el saneamiento para todos, incluye una meta de reducir a la mitad la proporción de agua dilapidada y aumentar su reciclaje.

Cerca de la décima parte de la población mundial carece de agua potable segura, bajo esa óptica sesiona hoy un foro internacional en Cuba que examina problemas y experiencias exitosas en el empleo de ese vital recurso.

A juicio del ministro del ramo en China, Wang Hong, urge incrementar los esfuerzos de concertación para establecer una nueva era de gobernanza mundial del agua, pues se trata de un bien cada vez más deficitario que compromete las aspiraciones de desarrollo.
El acceso al suministro fiable y asequible del líquido, unido a servicios de saneamiento adecuados mejoran el nivel de vida, expanden las economías locales, promueven la creación de puestos de trabajo y una mayor inclusión social, recordaron expertos al intervenir ayer en la primera jornada de Cubagua 2017.
Para la coordinadora residente de la Organización de Naciones Unidas en Cuba, Myrta Kaulard, esta convención internacional resulta loable por su visión integradora frente a los retos asociados al cambio climático, entre ellos las sequías extremas.
Especialistas de 17 naciones participan en la cita que incluye la celebración simultánea del un primer Taller de Gestión Integrada de Cuencas Hidrográficas, el XIII Congreso Internacional de Ingeniería Hidráulica y IX Seminario Internacional del Uso Integral del Agua, en el capitalino Palacio de las Convenciones.
La Convención, que finalizará el próximo viernes, también inauguró la víspera un Simposio Técnico Comercial, en el recinto ferial de Pabexpo, con diversas muestras de productos y tecnologías, presentadas por 63 empresas de 18 países.
Según afirmó la presidenta del Instituto Nacional de Recursos Hidráulicos (INRH) en Cuba, Inés Chapman, la palabra integración es un concepto distintivo de la cita, por la naturaleza de sus diferentes espacios de análisis, unidos todos por un denominador común: la necesidad de tributar a la concreción de una cultura superior sobre el consumo racional de agua.
Cubagua 2017, consideró, deviene un espacio idóneo para que investigadores, proyectistas, perforadores, inversionistas, constructores hidráulicos, aseguradores y otros especialistas, puedan ampliar sus experiencias y ensanchar habilidades para acentuar los procesos de transferencia y asimilación tecnológicas.
En el caso de Cuba, esas proyecciones adquieren dimensiones excepcionales ante un creciente proceso de sequía, concentrado actualmente en las provincias de Santiago de Cuba, Ciego de Ávila y Sancti Spíritus, pero que se extiende a otros territorios de la geografía nacional, evaluó la funcionaria.
Este miércoles la Convención abordará asuntos como la educación ambiental, las metodologías para la evaluación del potencial hídrico de las cuencas hidrográficas, experiencias particulares en la mitigación de los efectos de la sequía, el tratamiento de residuales y estudios sobre vulnerabilidad en zonas costeras.

 

Datos destacados

  • Mundialmente, más del 80% de las aguas residuales que generamos vuelve a los ecosistemas sin ser tratada ni reciclada.
  • 1800 millones de personas usan una fuente de agua contaminada por material fecal, poniéndolas en riesgo de contraer el cólera, la disentería, el tifus o la polio. El agua no potable, y unas pobres infraestructuras sanitarias, así como la falta de higiene, causa alrededor de 842 000 muertes al año.
  • Las oportunidades de explotar las aguas residuales como un recurso son enormes. El agua tratada de una forma segura es una fuente sostenible y asequible de agua y energía, así como para obtener nutrientes y otros materiales recuperables.

(Tomado de Prensa ONU y agencia Prensa Latina / Cuba)

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s