Paro mundial de las Mujeres / 8 de marzo

Mujeres desplazadas en Borno, Nigeria, por la violencia de Boko Haram. Foto de archivo: OCHA/Jaspreet Kindra

En 51 países habrá más de 300 marchas a favor de los derechos de las mujeres en todos los planos y contra la violencia machista expresada en el peor de los crímenes: el femicidio. En Argentina las plazas de las capitales de las 25 provincias servirán de punto de encuentro para las manifestaciones locales con sus reclamos generales y particulares a partir de las 12. En Buenos Aires la medida de fuerza comenzará con un ruidazo, y habrá distintas modalidades de adhesión, desde cese de actividades y asambleas en los lugares de trabajo hasta jornadas de reflexión. Se espera la llegada a la capital de trenes cargados de mujeres desde el conurbano, para sumarse a la movilización.

En la marcha confluirán desde la columna de la CTA de los Trabajadores hasta la de la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP), la Campaña por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito, partidos políticos –de un amplio arco, desde las izquierdas al kirchnerismo; también convocó al paro el Frente Renovador–, universitarias y alumnas de secundarios, autoconvocadas, voces contra la trata, quienes se denominan trabajadoras sexuales, familiares de víctimas de femicidio, docentes, campesinas, afrodescendientes, lesbianas, trans. “Nos apropiamos de la herramienta del paro porque nuestras demandas son urgentes. Hacemos del paro de mujeres una medida amplia y actualizada, capaz de cobijar a las ocupadas y desocupadas, a las asalariadas y a las que cobran subsidios, a las cuentapropistas y a las estudiantes, porque todas somos trabajadoras”, dijo el Colectivo Ni Una Menos, cuando lanzó su llamamiento al 8M en febrero.

Daunes leerá un documento consensuado en asambleas, que incluye ocho ejes, con consignas y demandas referidas a distintas problemáticas que atraviesan las realidades de las mujeres y trans, y que reconoce la genealogía de las luchas feministas, desde la que enarbolaron las obreras textiles neoyorquinas a principios de siglo XX por una jornada laboral de 8 horas, hasta las inglesas y francesas sufragistas, las rusas que comenzaron la revolución de 1917 contra el zar, las feministas negras de los ‘60, las que abrieron camino por los derechos sexuales, las grandes figuras y las heroínas anónimas, las desaparecidas y asesinadas en ese camino de reivindicaciones, y las Madres y Abuelas de Plaza de Mayo, entre otras referencias históricas.

La reconocida periodista feminista, estará acompañada en el escenario montado de espaldas a la Casa Rosada, por más de treinta mujeres de distintos espacios, entre ellas Nora Cortiñas, la actriz Cristina Banegas, Ana María, la mamá de Melina Romero –la adolescente asesinada en 2014 y por cuyo femicidio la fiscalía no realizará acusación–, Estela Díaz, secretaria de Género de la CTA de los Trabajadores, Vanesa Siley, secretaria general del Sindicato de Trabajadores Judiciales (SITRAJU-Caba) y una de las referentes de la Corriente Federal de Trabajadores, Araceli Ferreira, diputada del Movimiento Evita, Myriam Bregman del PTS, Vilma Ripoll, del MST. También estarán en el palco representantes de pueblos originarios, de la Campaña contra las Violencias, del Comité por la Libertad de Milagro Sala, de otros sindicatos, entre otras invitadas. La idea es que esa presencia diversa refleje la amplia diversidad del movimiento de mujeres en el país.

Entre otras demandas, se reclamará:

  • Por el cese de los despidos y la flexibilización laboral “que intenta disciplinar a la clase trabajadora”.
  • Por la reincorporación inmediata de todas las despedidas.
  • Acceso a todas las categorías en igualdad de condiciones que los varones: frente a una brecha salarial que relega a las mujeres, en promedio, a cobrar un 27 por ciento menos.
  • Para que el trabajo doméstico y de cuidados, que realizan las mujeres sin paga, sea reconocido en su aporte como valor económico.
  • Implementación y ampliación en todo el país de la Ley de Cupo Laboral para personas trans.
  • Más presupuesto para políticas públicas que garanticen tareas de cuidado: escuelas infantiles y jardines comunitarios para trabajadoras, con vacantes suficientes.
  • Apertura de moratoria previsional para las amas de casa.
  • Contra la suba de la edad jubilatoria de las mujeres.
  • Representantes mujeres en las cúpulas sindicales y paridad en la representación gremial.

También se reclamará la aprobación del proyecto de Interrupción Voluntaria del Embarazo, se gritará contra los femicidios, se exigirá mayor prevención, aumento del presupuesto del Consejo Nacional de las Mujeres y el sostenimiento del Programa Nacional de Educación Sexual Integral. Se pedirá que se implemente la ley de Patrocinio Jurídico Gratuito para mujeres víctimas de violencia machista, aprobada a fines de 2015, y que no se criminalice a las personas migrantes. Se denunciará el despojo violento de tierras de comunidades indígenas y campesinas y el racismo, la discriminación y xenofobia hacia mujeres de comunidades originarias y afrodescendientes. Y se pedirá por  la libertad de Milagro Sala y las otras cuatro integrantes de la Tupac Amaru detenidas en Jujuy. El abanico de demandas es amplio. Recorre todos los territorios en los que las mujeres sufren discriminación. “Por un movimiento internacional feminista que revolucione nuestro lugar en el mundo. Por un feminismo inclusivo y de intersección que nos invite a todas, a todos, a todes a unirnos a la resistencia al racismo, la islamofobia, el antisemitismo, a la misoginia, a la explotación capitalista”, se escuchará ya al final del acto. Que cerrará con el grito de “Ni Una Menos!” “Vivas Nos Queremos!”.

Además, entre las 10 y las 22 se hará una maratón radial a cargo de comunicadoras feministas de Argentina, Chile, Colombia, Ecuador, España, Suiza, Canadá, Nicaragua, México y Uruguay, que podrá escucharse a través de www.rednosotrasenelmundo.org y radios comunitarias.

 

Desde la ONU celebran los logros y en el Día Internacional de la Mujer consideran un buen momento para reflexionar acerca de los avances logrados, pedir más cambios y celebrar la valentía y la determinación de mujeres de a pie que ha jugado un papel clave en la historia de sus países y comunidades.

El tema de 2017 para el Día Internacional de la Mujer es «Las mujeres en un mundo laboral en transformación: hacia un planeta 50-50 en 2030».

El mundo laboral está en transformación, con implicaciones significativas para las mujeres. Por un lado, la globalización y la revolución digital y tecnológica crean nuevas oportunidades, al tiempo que la creciente informalidad en el trabajo, la inestabilidad en las fuentes de ingreso, nuevas políticas fiscales y comerciales y el impacto ambiental ejercen un papel decisivo en el empoderamiento económico de las mujeres.

El 8 de marzo la observancia de las Naciones Unidas reflexionará sobre cómo acelerar la Agenda 2030 para el desarrollo sostenible para impulsar la aplicación efectiva de los nuevos Objetivos de Desarrollo Sostenible. Asimismo, se centrará en nuevos compromisos de los gobiernos bajo la iniciativa «Demos el paso» de ONU Mujeres y otros compromisos existentes en materia de igualdad de género, el empoderamiento de las mujeres y los derechos humanos de las mujeres.

(Fuente: agencia Telam, diario Página 12 y prensa ONU)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s