Macri, entre el cinismo y la fantasía / DISCURSO COMPLETO EN EL CONGRESO

 

“Basta de mentir, señor presidente off shore” fue uno de los carteles que la oposición parlamentaria desplegó en el recinto mientras Macri desgranaba un discurso de una hora donde abundaron las promesas de campaña combinadas con frases sensibleras. El marco era nada menos que la inauguración de las sesiones ordinarias del Parlamento. En quince de meses de gobierno enumeró un solo logro: el aumento de la exportación de arándanos desde Tucumán gracias a las reformas en el aeropuerto provincial. El resto fueron balances provisorios y difícilmente comprobables, como la disminución de la inflación, el ingreso futuro de capitales para generar “varios miles de puestos de trabajo”, el incremento de derechos sociales por pagos a jubilados y la lucha contra la corrupción por el futuro ingreso al Parlamento de un proyecto de ley de responsabilidad empresaria, a propósito de los escándalos de corrupción en los que el propio Macri está involucrado.

Fue un discurso con tensión permanente. Desde temprano los alrededores del Congreso fueron vallados y las calles ocupadas por policías antimotines, como en los días finales de Fernando de la Rúa allá por 2001. Los docentes en pleno conflicto y con un paro previsto para el lunes 6 y martes 7 que impide el comienzo de ciclo escolar en la provincia de Buenos Aires, fueron corridos por la policía pero de todos modos lograron sortear las vallas puestas en la puerta del Parlamento. Junto a ellos los científicos expulsados del CONICET, los trabajadores desocupados, agrupaciones de jubilados y organismos de Derechos Humanos reclamando por la libertad a la dirigente jujeña Milagro Sala detenida desde enero de 2016.

En el interior del recinto se respiraba un clima armado por el oficialismo para evitar malos tragos. La escenografía funcionó ante cada frase de Macri con aplausos sobreactuados desde las gradas completas por oficialistas. Hasta que la oposición desde las bancas reclamó por el desempleo, el ajuste de tarifas, la eliminación de las paritarias federales docentes vigentes desde 2008, Milagro Sala, los casos de corrupción que involucran especialmente a la familia presidencial en los Panamá Papers, la deuda del Correo oficial y ahora la línea aérea Avian, de Franco Macri que obtuvo rutas aéreas antes en manos de Aerolíneas Argentinas.

De hecho minutos antes del arribo al Congreso, el mandatario fue notificado que en la mañana el fiscal federal Jorge Di Lello lo imputó por asociación ilícita, fraude a la administración pública, tráfico de influencias y negociaciones incompatibles con el cargo, a raíz del otorgamiento de rutas aéreas a favor de la empresa Avian. Con esta denuncia del fiscal Macri suma su quinta imputación judicial desde que asumió la presidencia.

El nuevo caso de corrupción se suma a las derivaciones del fraude continental de la brasileña Odebrecht que en Argentina ya tiene vínculos probados con el jefe de inteligencia de Macri, Gustavo Arribas y desde el viernes al primo presidencial Angelo Calcaterra, que con su empresa constructora ganó la licitación para obras millonarias en el ferrocarril Sarmiento, en Gran Buenos Aires: cinco correos electrónicos con el gerente de Odebrecht lo vincula a pago de sobornos. Con ese panorama Macri reclamó al Congreso una ley de responsabilidad empresaria.

“Esa es la verdad. Somos la generación que vino a cambiar la historia. No hay lugar para cinismos. Señores, hay que creer”, sentenció Mauricio Macri en la última frase de su discurso.  Antes había chicaneado al dirigente gremial docente Roberto Baradel que el jueves recibió una amenaza de muerte contra toda su familia que se reiteró una hora después del discurso de Macri en el Congreso. “Baradel no necesita que nadie lo cuide”, dijo Macri saliendo del libreto formal y en respuesta a los reclamos de diputados opositores. Baradel, líder del Sindicato Unidos de Trabajadores de la Educación de Buenos Aires (SUTEBA) se dirigió inmediatamente  la justicia federal para radicar la denuncia: “Hago responsable al presidente Macro de lo que pueda pasarles a mis hijos”, advirtió.

El mandatario se hizo tiempo durante el discurso para acusar al kirchnerismo de haber presidido “una década de despilfarro y corrupción”; ante los reclamos opositores reiteró la frase con una sonrisa cómplice compartida con su ministro de Energía, Juan José Aranguren, ex gerente nacional de la empresa Shell y autor del tarifazo en los servicios públicos.

Pese a la escasa presencia popular y los reclamos permanentes de diversos sectores de la producción, Macri dejó en claro que el camino liberal seguirá marcando la agenda de su gobierno. Sólo el tiempo y quizá las elecciones parlamentarias de octubre próximo dirán si la sociedad cree que un empresario imputado por corrupción junto a medio gabinete constituye parte de la generación que vino a cambiar la historia. O si se trata, apenas, de un cínico.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s