Para Leandro Despouy llega un “aluvión de documentos” sobre la dictadura de 1976

Leandro Despouy (Foto: twitter Leandro Despouy)
Leandro Despouy (Foto: twitter Leandro Despouy)

El representante especial para los Derechos Humanos de la Cancillería calificó de “aluvión” el flujo de información sobre la última dictadura cívico-militar que tanto Estados como organizaciones internacionales ponen a disposición de la Argentina.

Despouy dijo que la desclasificación de archivos sobre la dictadura que realizan organismos y Estados extranjeros obedece a que “confían en este gobierno”.
Asimismo, el funcionario calificó de “aluvión” el flujo de información sobre la última dictadura cívico-militar que tanto Estados como organizaciones internacionales ponen a disposición de la Argentina.
“Son gestos políticos que revelan el espíritu de colaboración de países que han sido muy solidarios con la Argentina durante la represión”, asegura en diálogo con Télam el flamante integrante del área de Derechos Humanos de Interpol que controla los alertas rojas, desde su despacho en el octavo piso del edificio de la Cancillería, frente a Plaza San Martín.
Repasa los últimos aportes, como la apertura de los archivos secretos del gobierno de Estados Unidos que el ex presidente Barack Obama anunció desde el Parque de la Memoria, en marzo pasado.
Y también la desclasificación de archivos del Ministerio de Relaciones Exteriores que Francia se comprometió a entregar durante un coloquio en octubre pasado, y la segunda etapa de documentación entregada por la UNESCO y por la la OEA.

Télam: ¿A qué atribuye estos gestos hacia la Argentina? 
Leandro Despouy: Tengo la impresión de que tanta entrega de información obedece a que confían en este gobierno. También percibo una labor militante de la sociedad, una corriente que va hacia adelante y que hay que saberla aprovechar. Y también que la Argentina ha trabajado mucho el tema de los derechos humanos en convenciones, participó en la firma de tratados internacionales y en la elaboración de convenciones de manera muy activa, como en el Comité de Naciones Unidas contra las Desapariciones Forzadas y en la Convención Internacional para la Protección de todas las Personas contra las Desapariciones Forzadas.

T: ¿Qué representa tener acceso a información secreta de otros países sobre la represión en Argentina después de 33 años?
L.D: Hay archivos muertos y vivos: a los muertos no se accede, no se sabe lo que hay, es una promesa hacia el futuro que algún día se conocerá. Los vivos son los que se preparan metodológicamente para poder acceder y dentro de ese universo, encontramos los de los Estados y los que se construyen sobre las historias de las víctimas. Para la reconstrucción de la historia y para conocer lo que realmente pasó, se necesitan de los dos. Por esa razón tienen una enorme importancia para la justicia, la investigación científica y para resolver los casos de niños apropiados.

T: ¿Y para la sociedad?
L.D: El derecho a la memoria es un derecho colectivo de los pueblos. Es difícil que un país diga “soy democrático” y desconozca su pasado. Hay una dimensión pedagógica, constructiva y tutelar en la reconstrucción del pasado de un país para no repetir situaciones tan dramáticas que la separan de una sociedad democrática.

El proceso de desclasificación de archivos está a cargo de la Comisión de Memoria Histórica de la Cancillería, creada en junio de 2011, y espera una resolución ministerial que le permita su jerarquización para ampliar sus competencias y extender el período de investigación de 1966 a 1985.

Son 8.000 documentos públicos y secretos emitidos por la Cancillería entre 1976 y 1983, accesibles al público a través del sitio desclasificacion.cancilleria.gob.ar, mientras el equipo de archivistas trabaja en la identificación, relevamiento, acceso efectivo, publicación y análisis del material.

A poco de la firma de un memorándum con Francia, para determinar las condiciones de acceso a sus archivos- según la legislación de cada país y los requerimientos técnicos correspondientes-, mañana habrá una videoconferencia con la ONG National Security Archive, en la Embajada argentina en los EEUU, para articular el proceso de desclasificación de la documentación de ese país.

En la coyuntura, la comisión trabaja en su reestructuración, en la redacción de protocolos de procedimiento, y en la firma de expedientes que corresponden a documentación proveniente de Chile, Brasil y OEA-ONU.

T: ¿En qué dimensión se percibe en el exterior el drama de los desaparecidos? 
L.D: La Argentina ha exportado al mundo la metodología de los desaparecidos y proyectó el daño hacia el futuro al instalar una noción de guerra despiadada contra un sector de la población de parte de un Estado que utilizaba como disfraz la figura tétrica de los desaparecidos. En las guerras, las naciones reconocen las víctimas y la dictadura no lo hizo, lo que explica que hoy se mantenga la necesidad de investigar.

(Tomado de agencia Télam  /  Link completo: http://www.telam.com.ar/notas/201611/170578-despouy-derechos-humanos-dictadura.html)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s