Juicio internacional a la multinacional Monsanto por ecocidio

tribunal-monsantoEntre el viernes 14 y el domingo 16 se desarrolló en La Haya el juicio contra la multinacional. Es una iniciativa surgida de la sociedad civil, que ha escogido simbólicamente la ciudad de La Haya, sede de la Corte Penal Internacional,  para la celebración del juicio y la Asamblea Popular, que celebró actos en paralelo al juicio. El fin último, más allá del potente carácter propagandístico  internacional, con retransmisión de las sesiones, fue reunir pruebas e indicios de orden sanitario y jurídico para que el Derecho Internacional incorpore el delito de ecocidio, que no es otro que la generación de un daño ambiental de gran magnitud que pone en peligro la superviviencia de los habitantes del territorio afectado, de tal suerte que los ecocidas puedan ser juzgados por el Tribunal Penal Internacional de La Haya.

En esta iniciativa inédita por su gran dimensión internacional, con un millar de organizaciones involucradas, se escucharon argumentos y testimonios de víctimas, ecologistas, médicos y técnicos de todo el mundo en el que se ha denominado como Tribunal Internacional Monsanto, formado por  cinco jueces internacionales y dos abogados, que deberán emitir un dictamen consultivo emulando los procedimientos de la Corte Penal Internacional de Justicia sobre la multinacional estadounidense, por cuya adquisición la alemana Bayer pagará casi 60.000 millones de euros creando un gigante del agroquímico con enorme poder sobre el desarrollo del sector agrícola mundial por considerar que viola los derechos humanos, crímenes contra la humanidad y ecocidio. En paralelo la Asamblea de los Pueblos buscará una estrategia  sobre las acciones concretas y la coalición de intereses comunes que puedan desmantelar el poder de estas transnacionales y garantizar una alimentación sana y segura.

El dictamen de los jueces del Tribunal Internacional Monsanto girará en torno a si empresa ha vulnerado cuatro derechos (entorno seguro, limpio, saludable y sostenible; alimentación; salud; libertad de investigación científica) conforme a distintos artículos del Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales y a la Convención de Derechos del Niño.

Monsanto publicó el martes en su sitio web una carta abierta en la que denuncia “este Juicio simulado a través de un falso Tribunal, que distrae tanto del auténtico diálogo sobre las necesidades de la agricultura y los alimentos, como de una verdadera comprensión de los Derechos Humanos”. La carta está firmada por los cuatro miembros del Comité Directivo de Derechos Humanos de la empresa estadounidense.

En la extensa misiva, Monsanto acusa a los organizadores de no aceptar un diálogo real y organizar “un evento escenificado, un juicio simulado donde los críticos de la tecnología anti-agricultura y anti Monsanto, juegan el rol de organizadores, jueces y jurado, donde el veredicto está prefijado”. La empresa justifica también su ausencia en el hecho de que la simulación “está apoyado por la Fundación Internacional para la Agricultura Orgánica (IFOAM), una institución que reúne a las organizaciones de agricultura orgánica, y sus asociados como Navdanya y otras, que están fundamentalmente en contra de la agricultura moderna”.

Grave denuncia  del modelo agroindustrial de Monsanto. La multinacional apuesta por la coexistencia de todas las formas de agricultura y recuerda que el 60% de las semillas que se siembran provienen de cultivos no comerciales, grano recogido y sembrado por el agricultor, y sostiene que el trabajo de la empresa ayuda a los agricultores a limitar y adaptarse a los cambios climáticos. Esta buena voluntad de la multinacional es negada radicalmente por la organizadora Monsanto Tribunal, que denuncia el modelo agroindustrial promovido por la compañía que “origina al menos un tercio de las emisiones de gas de efecto invernadero producidas por la actividad humana y es ampliamente responsable del agotamiento de los suelos y los recursos hidrícos, de la extinción de la biodiversidad y de la marginalización de millones de campesinos. Amenaza también la soberanía alimentaria de los pueblos con las patentes de semillas y la privatización del ser vivo”.

(Tomado de http://www.lacelosia.com / Link: http://www.lacelosia.com/comienza-un-juicio-popular-monsanto-en-la-haya-para-que-el-derecho-internacional-recoja-el-delito-de-ecocidio/)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s