Fiscales investigan partidas de nacimiento de niños apropiados durante la dictadura

ninos-apropiadosEl  hallazgo del nieto restituido 121 se dio sin intervención judicial, pues el hijo de los desaparecidos Ana María Lanzilotto y Domingo Menna, se realizó voluntariamente el análisis genético, luego de una citación cursada por la Comisión Nacional por el Derecho a la Identidad (CONADI), en virtud de denuncias investigadas por la Asociación Abuelas de Plaza de Mayo (APM). El Ministerio Público Fiscal estaba tras la pista de ese y otros 93 casos que resultan sospechosos porque tienen un punto en común: la firma en las partidas de nacimiento de la fallecida obstetra Juana Elena Arias de Franicevich, actuante en el último caso conocido y en otros dos anteriores, Ana Fedora Baratti de la Cuadra y Martín Ogando Montesano.

La Unidad Especializada en casos de Apropiación de Niños y Niñas durante el terrorismo de Estado, a cargo del fiscal general Pablo Parenti, y la Unidad Fiscal que interviene en procesos por crímenes de lesa humanidad en La Plata, integrada por Marcelo Molina, Hernán Schapiro y Juan Martín Nogueira, analizan desde hace casi un año las partidas de nacimiento firmadas por Arias de Franicevich desde diciembre de 1975 a 1978. Esa hipótesis de trabajo, que pone el foco en el médico o la médica actuante, es una de las recomendaciones del Protocolo de actuación para causas por apropiación de niños durante el terrorismo de Estado, aprobado en 2012 por la procuradora general, Alejandra Gils Carbó.

La investigación sobre Arias de Franicevich fue abierta como consecuencia de dos iniciativas paralelas, por un lado, de la Unidad Especializada, que relevó, en noviembre de 2015, las partidas de Franicevich correspondientes a los años 1976, 1977 y 1978 y, por otro, de una querellante particular, quien en el marco de la búsqueda de su familiar desaparecido relevó las partidas de 1977 y 1978. Tanto esa querella como la Unidad Especializada remitieron las partidas relevadas al Juzgado Federal 3 de La Plata y a la CONADI.

Sobre la base de esas partidas, se abrieron investigaciones tanto en la Unidad Especializada, como en la Unidad Fiscal de La Plata. Hay evidencias de que Arias de Franicevich intervino en numerosos hechos de sustitución de la identidad, no sólo de hijos de personas secuestradas por la dictadura, sino también de niños de otros orígenes. Se trata de un supuesto en el que puede verse un entrecruzamiento de los circuitos del “tráfico” de niños, con el de la apropiación y la sustitución de la identidad de hijos de víctimas del terrorismo de Estado.

En el relevamiento de documentación correspondiente a la época del terrorismo de Estado, hay 6 casos constatados por la obstetra antes del golpe de Estado del 24 de marzo de 1976, otros 16 de 1976 posteriores a esa fecha, 35 de 1977 y 37 de 1978. Uno de los datos que llama la atención de los investigadores es que tanto en 1976 como en 1978 Arias de Franicevich constató dos nacimientos un mismo día y a la misma hora.

El nacimiento del hijo de Lanzilotto y Menna fue certificado en agosto de 1976, en el marco de un período que analiza la Unidad Fiscal platense sobre la base de las partidas correspondientes a aquél año obtenidas por la Unidad Fiscal Especializada. De las partidas firmadas por la obstetra en el ’76, otro caso dio positivo (con el grupo familiar Ogando-Montesano), tres personas dieron negativo con las muestras del Banco Nacional de Datos Genéticos (BNDG) y otros se encuentran a la espera de los resultados.

De las partidas analizadas correspondientes al año 1977, 11 personas se analizaron y dieron negativo con las muestras del BNDG y 1 caso positivo: es el de la hija de Héctor Baratti y Elena De la Cuadra. En tanto, otro se encuentra a la espera de resultados.

Respecto de los casos investigados en 1978, trece personas se analizaron y dieron negativo con las muestras del BNDG, mientras que otros se encuentran a la espera de resultados de ADN.

Los demás casos, poco más de sesenta, están en “instancia de aproximación” por parte de la CONADI o tienen pedidos de la fiscalía para la realización de un examen génetico que están siendo evaluados por el juez de la causa.

La “instancia de aproximación” en la CONADI es una de las actividades a las que la ley faculta a ese organismo. Tiene como objeto la búsqueda de información y el contacto con la presunta víctima, a efectos de hacerle conocer la sospecha sobre la alteración de su identidad. En esta instancia, como ocurrió en el caso del hijo de Menna y Lanzilotto, las personas cuya situación se investigan pueden acceder voluntariamente a la realización del examen genético. Si la persona se niega, la CONADI pone en conocimiento de la situación a los jueces competentes.

Hubiera o no una causa abierta, los magistrados, luego, pueden decidir la búsqueda de mayor información o la convocatoria directa a la presunta víctima para notificarle, ya judicialmente, de la necesidad de realizar el examen genético, la medida de prueba determinante.

Este es el modo en el que la mayoría de las investigaciones se están realizando en este momento y es la razón por la que, en muchos casos, los expedientes judiciales son iniciados después de conocido públicamente el hallazgo de un nuevo nieto o nieta.

A la sombra de Bergés y Etchecolatz

Arias de Franicevich, fallecida en 1995, actuó en la zona sur del Conurbano bonaerense. Trabajaba en una clínica privada en la calle Mariano Moreno 6180 de Wilde, partido de Avellaneda, y las partidas que firmó fueron expedidas como si los nacimientos hubieran ocurrido en aquella localidad. En efecto, el caso del nieto restituido Menna-Lanzilotto también fue asentado en el Registro Civil de Wilde, aunque sus padres fueron secuestrados en la zona norte del Conurbano, correspondiente al Cuerpo IV del Ejército.

El partido de Avellaneda formaba parte entonces del dominio territorial del Cuerpo I. Y los casos que anteriormente se le habían descubierto a Arias de Franicevich sucedieron en ese ámbito. Ana Fedora Baratti de la Cuadra nació en la comisaría 5ta de La Plata y Martín Ogando Montesano, en el denominado Pozo de Banfield, en el distrito de Lomas de Zamora.

El trabajo en aquella clínica de Wilde y los hechos localizados en la zona sur del Conurbano emparentan a la fallecida obstetra con otro médico que ha sido condenado y está siendo investigado por hechos idénticos: el colaborador de Miguel Etchecolaz, Jorge Antonio Bergés, quien firmó las partidas de otros tres nietos que fueron restituidos.

En la investigación hay elementos de prueba que indican que Bergés y Arias de Franicevich compartieron actividad profesional en la clínica de Wilde. El propio Bergés declaró en 1994 ante la jueza federal porteña María Romilda Servini de Cubría que la clínica de Wilde era una “propiedad perteneciente en ese entonces a Elena Arias de Franicevich”.

También hay información documental que lo demuestra, como los contratos de alquiler sobre otro inmueble situado en Quilmes, en el que la locataria es Arias de Franicevich. En el documento se consignó que el destino del local sería un consultorio médico. En la misma dirección de Quilmes y en la de Wilde Bergés constató partos en esa época, según se desprende de las partidas que él mismo expidió después de los alumbramientos.

Bergés ya fue condenado por dos de los tres hechos en los que firmó las partidas de nacimiento. En el caso de María del Carmen Gallo Sanz, en 2004, y en el de Pedro Nadal García, en 2012, ambos juzgados en La Plata. En tanto, en el juicio por el plan sistemático de apropiación de niños se dio por probado que los partos de niños y niñas nacidos en el Pozo de Banfield eran, en su generalidad, atendidos por ese médico de la Dirección General de Investigaciones de la Policía bonaerense, a cargo entonces de Etchecolatz.

Investigaciones proactivas

El relevamiento de partidas de la obstetra Arias de Franicevich es una de las varias investigaciones puestas en marcha por la Unidad Especializada sobre la base de los indicadores establecidos en el Protocolo de Actuación y que fueron elaborados teniendo en cuenta la información que surge de los casos ya resueltos (por ejemplo, la intervención de médicos u obstetras que han intervenido en casos ya resueltos, el lugar donde se asienta el nacimiento, la edad de quien figura como madre, la existencia de denuncias en APM, etcétera).

A partir de estos trabajos, se intentan obtener hipótesis de apropiación en casos puntuales. Varios de estos casos son canalizados a través de la CONADI para posibilitar su resolución en un ámbito extrajudicial, mientras que en otros casos, sobre todo cuando la vía de la aproximación no logra el cometido, se procede a su judicialización.

(Tomado de http://www.fiscales.gob.ar)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s