Era Macri. El paro de la CGT casi desactivado en medio de una interna gremial

El trío de la CGT...
El trío de la CGT…

El sindicalismo en el sistema capitalista reduce su función a regular el bolsillo del trabajador. Atrás quedaron los duros dirigentes en lucha por una mejor calidad de vida de quienes generan la actividad económica del país. Con muy poco, el gobierno de Mauricio Macri consiguió ayer desactivar de momento la amenaza de paro de la CGT.

Tras una reunión de los popes sindicales con el ministro de Trabajo, Jorge Triaca, y el secretario de Coordinación Interministerial, Mario Quintana, los dirigentes sindicales indicaron que por ahora no habrá paro general, al menos hasta la semana que viene que se realizará la Mesa para la Producción que tenderá el Gobierno con los sindicatos y los empresarios. Los funcionarios nacionales anunciaron luego lo que desactivó el paro: un bono de fin de año de mil pesos para los jubilados que ganen la mínima y para cada hogar que recibe la Asignación Universal por Hijo. Habrá, además, una exención del Impuesto a las Ganancias de diciembre para quienes ganen hasta 55 mil pesos brutos. Eso es todo. Los sindicalistas se mostraron optimistas en negociar una extensión del bono al sector estatal y privado, pese a que los empresarios ya dijeron que no están en condiciones de pagarlo.

El encuentro entre el triunvirato que conduce la CGT, integrado por Juan Carlos Schmid, Carlos Acuña y Héctor Daer, y los funcionarios fue en el sindicato de Sanidad. La sede fue trasladada a último momento del Ministerio de Trabajo para eludir a la prensa. El encuentro duró unas cuatro horas.

Tras un in crescendo en los discursos sindicales en la última semana, la conducción de la CGT salió ayer a poner paños fríos y a asegurar que no habrá paro por el momento. La decisión fue esperar hasta el miércoles próximo, cuando se lanzará la Mesa para la Producción que anunció Macri y en la que el Presidente intenta que se discutan las indemnizaciones por despido, los juicios por accidentes de trabajo, el ausentismo y la productividad. Los sindicalistas aseguraron que en ese encuentro con empresarios buscarán que se amplíe el bono al sector privado. Desde la UIA, ya advirtieron que las empresas no están en condiciones de pagarlo. Una versión indicaba que fue la Iglesia la que intervino para postergar la decisión de un paro por parte de los sindicalistas.

La respuesta del Gobierno a los reclamos sindicales exhibió las diferencias dentro de la CGT: mientras algunos dirigentes consideraron encaminada la negociación y volvieron a dejar en suspenso el llamado a un paro nacional, otros, como el camionero Pablo Moyano, advirtieron que “no se avanzó en nada” y que el bono de mil pesos anunciado “no le sirve a nadie”. Desde los dos sectores de la CTA, la reacción fue la misma: “El ofrecimiento del Gobierno es una burla para los trabajadores”, fueron las palabras que eligió Hugo Yasky. Pablo Micheli llamó a realizar un paro conjunto de las CTA, Camioneros, la Corriente Federal de Trabajadores y los gremios de la CGT disconformes con la oferta de un bono para jubilados con el haber mínimo y beneficiarios de la AUH, y una exención parcial del pago del Impuesto a las Ganancias.

(Fuente: diario Página 12 / Link: http://www.pagina12.com.ar/diario/elpais/1-311662-2016-10-13.html)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s