El glifosato contamina el río Paraná según un estudio internacional

rio-parana.Un estudio llevado a cabo por investigadores del Conicet reveló la presencia de glifosato en la cuenca del río Paraná, en tanto que registró “altos niveles” del mismo herbicida en los sedimentos acumulados en la desembocadura de 23 arroyos y cursos que tributan a sus aguas desde el río Pilcomayo hasta el Luján. La investigación –llevada cabo con la cooperación de Prefectura Naval– fue publicada por la revista especializada en temas ambientales “Enviromental Monitoring ad Assessment” y es la primera de esa escala realizada en la cuenca del Paraná. El año pasado, la Organización Mundial de la Salud (OMS) confirmó que el herbicida produce daño genético en humanos y lo recategorizó como “probablemente cancerígeno”, segundo en una escala de 1 a 5.

“Desde el punto de vista biológico, este trabajo nos muestra que la actividad productiva agropecuaria está impactando en el ambiente, y los herbicidas que para ella se utilizan dejaron de estar solo en el campo para movilizarse hacia distintas zonas a medida que entran en contacto con las cuencas hídricas”, resumió a Página/12 el biólogo Damián Marino, del Centro de Investigaciones del Medio Ambiente (CIMA), que depende de la Universidad Nacional de La Plata (UNLP).

El trabajo, contó el investigador, fue realizado con la cooperación de Prefectura Naval, que aportó la logística y el buque que permitieron recorrer la cuenca del río Paraná y concretar testeos en 23 puntos específicos. La información fue recabada entre 2011 y 2012 para conocer cómo los afluentes del río transportan materiales por movilidad hídrica natural y “el estado de salud de todos los afluentes conectados con el Paraná”.

“La única fuente de aplicación del compuesto al ambiente es el modelo productivo de agricultura intensiva, que usa como base química al glifosato”, dijo el biólogo. De acuerdo con las mediciones registradas, en la parte superior de la cuenca se registraron valores no detectables, aunque la huella del glifosato se intensifica hacia la fase final de la zona del río Luján, con registros de algunos miligramos por kilo. “A medida que aparecen las zonas de producción agropecuaria, que comprenden a las provincias de Santa Fe y Entre Ríos, las concentraciones aumentan, por lo que su origen está confirmado”, apuntó.

Según explicó el investigador, no existen parámetros para determinar el nivel de gravedad de los valores encontrados. “Si uno intenta comparar eso con niveles de referencia, para sedimentos no existe, y para agua, todas estarían bien, es decir que encuadra con lo reportado por la literatura nacional e internacional”, dijo. Sin embargo –advirtió–, “si tenemos en cuenta que se trata de un compuesto sintético, ningún valor debería considerarse normal”.

(Fuente: Página12 / Link: http://www.pagina12.com.ar/diario/sociedad/3-304892-2016-07-22.html)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s