Brasil. Anularon la votación de Diputados contra Dilma Rousseff

Dilma Rousseff. Foto: AFP/Nelson Almeida
Dilma Rousseff. Foto: AFP/Nelson Almeida

El presidente interino de la Cámara de Diputados de Brasil, Waldir Maranhao (Partido Progresista), anuló el trámite legislativo del 15, 16 y 17 abril, que terminó con la votación en la Cámara de Diputados por el “sí” al juicio político contra la presidenta Dilma Rousseff, y convocó a “una nueva sesión para deliberar sobre la materia”.

Tanto Dilma como el líder del PT, Lula Da Silva, esperaban que entre miércoles y jueves el Senado aprobara definitivamente el juicio político contra la mandataria por manipular las cuentas públicas. En ese caso, la jefa de Estado sería separada de su cargo por hasta 180 días, mientras el Senado tramita su juicio y decide su culpabilidad.

Ahora, la decisión de Maranhao, cuyas consecuencias jurídicas todavía no están claras, transforman el horizonte político brasileño. Según el político del PP, la sesión en la que se aprobó el impeachment tuvo “algunos vicios que han de nulidad de la sesión de que se trate”, según informó el presidente interino a través de un comunicado.

Para ordenar la anulación de la sesión, Maranhao cuestionó que los diputados anticiparon sus votos y limitaron la actuación de la defensa: “Los señores parlamentarios no tendrían que haber anunciado públicamente sus votos antes de la conclusión de la votación, en la medida que eso caracteriza prejuzgamiento y clara ofensa al amplio derecho de defensa consagrado en la Constitución”.

Rousseff se enteró de la noticia durante un acto público, pero dijo que aún no tenía la información oficial. “Desconozco sus consecuencias. Tengan cautela, vivimos una coyuntura de mañas y artimañas”, afirmó antes de lanzarse a saludar a los efusivos asistentes que gritaban: “¡No al golpe!”.

La semana pasada, Maranhao reemplazó en la presidencia de la Cámara baja a Eduardo Cunha, impulsor junto al vicepresidente Michel Temer del juicio político contra Dilma. Cunha fue suspendido indefinidamente de su cargo como diputado por el Supremo Tribunal brasileño –11 votos a favor y ninguno en contra– por su intentar obstruir las investigaciones en el escándalo de corrupción de Petrobras, en el que está involucrado.

Si finalmente Rousseff es suspendida esta semana, el vicepresidente Michel Temer, un exaliado del gobierno que se ha convertido en su principal enemigo, asumirá la jefatura de Estado de forma interina. Y si Rousseff es finalmente juzgada culpable, Temer, del partido de centroderecha PMDB, quedará al frente del país hasta 2018.

(Tomado de Página 12)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s