Nuevas inspecciones en el Cabildo de Jujuy por un juicio de lesa humanidad

golpe 76El Tribunal Oral Federal de Jujuy realizó hoy una nueva inspección, esta vez en las instalaciones del Cabildo, que fue durante la dictadura la Central de la Policía provincial y hasta un año la Central de la policía provincial, en el marco del desarrollo del cuarto juicio por delitos de lesa humanidad que investiga torturas y vejaciones sufridas por 17 militantes del Partido Comunista Argentino, de los cuales 9 permanecen desaparecidos. El procedimiento se llevó adelante esta tarde con el objetivo de avanzar en la investigación de la causa denominada Nuna Puka (almas rojas) por la militancia de las víctimas secuestradas entre agosto y diciembre, la mayoría vecinos del pueblo quebradeño de Tumbaya y los restantes de la capital provincial.

La recorrida por las instalaciones fue guiada por el testigo víctima Juan Bosco Mecchia. “Faltan 7 meses para que se cumplan 40 años de que me introdujeran aquí”, dijo Mecchia, que contó que tuvo varias detenciones entre los años 1974 y 1975 y aseverando que quién lo interrogó fue el Comisario Ernesto Jaig.

Ubicados en la parte posterior del edificio, Mecchia marcó que entraron y salieron por ese sector cuando los trasladaron al penal de Gorriti. También dijo que estuvieron 15 días en una “cuadra grande, donde por las noches nos tiraban colchonetas”; queno tenían visitas y que les daban sólo una comida por día.

Por esos lugares estuvieron detenidos junto a él, continuó diciendo, “los hermanos Sanabria, Lazarte y un profesor peruano que sacaron una noche y no volvió”. También dijo que había visto a los del grupo Tumbaya “preocupados porque comentaban que los maltrataron”.

Otro de los testigos en describir los hechos fue, Juan Noguera, detenido en abril de 1976, quien reconoció la celda en la que estuvo detenido junto a otras 30 personas a quienes a medida que les tomaban declaraciones los iban liberando, excepto a el y a Vicente Cosentini.

Identificó al subcomisario Julio Rodríguez como su torturador y ubicó que “donde golpeaban y torturaban era donde estaba la Escuela de Policía y el Servicio de Inteligencia estaba en lo que luego fue Bomberos”.

Antes de finalizar, la abogada querellante María José Castillo solicitó al TOF una autorización para recoger documentos que se pudieron observar y leer en uno de los salones utilizados en la época de la dictadura, pedido al que adhirieron las demás querellas sin oposición de las defensas.

(Tomado de agenciadddhh)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s