La economía argentina caerá 2% este año

industrConsultoras locales y la Cepal advierten sobre efectos nocivos de los ajustes en la economía regional y anuncian un estancamiento en el crecimiento de América Latina con perjuicios para los sectores de menos ingresos. La Cepal apunta a la necesidad de crecer sin perder los derechos sociales conquistados.

La consultora Ecolatina anuncia nubarrones para la economía en este año debido a los ajustes brutales sobre los servicios públicos y la inflación en la canasta familiar. Según el diario Cronista “si a fines del año pasado la mayoría de los analistas pronosticaba leve crecimiento o estancamiento, ahora prevén caída de hasta 2% en algunos casos. Y gran parte de este pesimismo, mayor en cuanto a la evolución del PBI, está relacionado con que la administración de Mauricio Macri avanza con un ajuste mayor al imaginado, que derivará en mayor suba de precios. En este escenario, los economistas están corrigiendo todas sus previsiones para el año: las de crecimiento a la baja y al alza las de inflación, que muchos ya ven en torno al 36 a 38%”.

“Si bien muchas consultoras estaban muy optimistas y ahora empeoraron sus proyecciones, nosotros siempre supimos que el 2016 era el año del ajuste. El atraso cambiario, el dólar anclado, paritarias al 30% y una inflación del 22% el año pasado nos daba crecimiento para 2015, y el Indec lo confirmó. Pero para el 2016, como contracara de eso, esperábamos caída de actividad y aceleración de la inflación”, manifestó Marina dal Poggetto, socia del estudio Bein & Asociados, quien ratificó su estimación de una baja del PBI de 2,3% y un alza de precios acumulada a diciembre del 36%. Dal Poggetto admitió que los aumentos tarifarios fueron superiores a los incorporados en sus proyecciones, pero por el momento no modificaron sus números de inflación. Dependerá, aclaró, de la capacidad que tenga el Banco Central (BCRA) para sostener la política monetaria restrictiva y su impacto en el tipo de cambio, ya que “en el último mes funcionó como ancla”.

La región

Por su parte la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) revisó a la baja las proyecciones de crecimiento de la actividad económica de la región y espera una contracción promedio de -0,6% en América Latina y el Caribe para 2016, según informó la semana pasada el organismo de las Naciones Unidas mediante un comunicado de prensa.

Con esta nueva estimación, la contracción que experimentó el producto interno bruto (PIB) regional en 2015 (-0,5%) se prolongaría en el presente año. Las nuevas proyecciones dan cuenta de un entorno global difícil en el cual se mantiene  el bajo crecimiento de los países desarrollados, una importante desaceleración en las economías emergentes, en particular China, una creciente volatilidad y costos  en los mercados financieros, y  bajos precios de las materias primas, en particular hidrocarburos y minerales.

Además, se aprecia una mayor debilidad de la demanda interna de los países de la región, en la cual la caída en la inversión doméstica está siendo acompañada por una desaceleración del consumo. Al igual que en 2015, durante 2016 la dinámica del crecimiento muestra marcadas diferencias entre países y subregiones, indica la CEPAL.  Las economías de América del Sur, especializadas en la producción de bienes primarios, en especial petróleo y minerales, y con creciente grado de integración comercial con China, registrarán una contracción de -1,9%.

En tanto, para las economías de Centroamérica se espera una tasa de crecimiento de 3,9%, cifra inferior a la registrada en 2015 (4,3%). Si se toma Centroamérica más  México las proyecciones para 2016 son de 2,6%, por debajo del 2,9% registrado en 2015. Para el Caribe de habla inglesa u holandesa se estima un crecimiento en torno a 0,9% en 2016.

Este nuevo escenario para las economías del norte de América Latina y el Caribe refleja una recuperación menor a la anticipada en Estados Unidos y da cuenta de los efectos de ajustes en las políticas fiscales que han sido adoptados en algunas economías de esta sub-región, indica el organismo.

Según la CEPAL, revertir la actual fase de desaceleración y dinamizar el crecimiento en la coyuntura actual impone una serie de retos para las economías de la región. Por una parte es esencial dinamizar la inversión e incrementar la productividad para retomar una senda de crecimiento sostenido y sustentable en el largo plazo.

Asimismo, se deben hacer  esfuerzos para proteger los avances sociales logrados en años recientes e impedir retrocesos ante el escenario de menor crecimiento económico. En este contexto, el organismo señala que se requieren políticas que sostengan la inversión social y productiva en un marco de ajustes fiscales inteligentes. Agrega que se debe procurar la sostenibilidad de las finanzas públicas de la región, con políticas que tomen en cuenta tanto el impacto sobre la capacidad de crecimiento en el largo plazo, como sobre las condiciones sociales de los habitantes de la región.

Argentina en el horno.

En cuanto a la actividad, la merma de 2,3% supone una recuperación parcial del consumo respecto a los mínimos a ser alcanzados en abril y mayo, y una desaceleración del ritmo de inflación en la segunda mitad del año, con el dólar más calmo y sin nuevos aumentos tarifarios.
Este es el escenario que todos avizoran para la segunda parte del año, en gran parte a partir de las declaraciones públicas de varios funcionarios respecto de que se terminaron los aumentos de tarifas y la inflación bajará a 1% mensual a partir del segundo semestre. El consumo, a su vez, podrá verse traccionado algo más por el efecto de las paritarias en el bolsillo de los trabajadores.
Fausto Spotorno, de Orlando Ferreres & Asociados, consignó que habían rebajado la meta de inflación de 38% a 33% para el año frente a declaraciones del ministro de Transporte, Guillermo Dietrich, de que las subas en su área no serían tan importantes. Pero finalmente eso no ocurrió, por lo que están revisando la estimación para llevarla nuevamente a 37,5%. Abril será el último mes con fuerte incremento de precios, ya que impactarán los recientes anuncios en transporte, gas y agua. Ya esos incrementos aportarán 6 puntos a la inflación de abril, por lo que algunos estiman que rondará el 8%. “Después en mayo quedará el subte y tal vez algunos comerciantes van a querer subir los precios para pagar el alza tarifario, pero debería comenzar a bajar la inflación a razón de 1,5% mensual”, afirmó Spotorno. En cuanto a la meta de crecimiento, señaló que la mantienen en -0,5% por ahora, con caída en los primeros tres trimestres y recuperación en el último por una mejor cosecha fina. La industria seguirá en caída y la construcción podría repuntar recién a fin de año, en función de cuán rápido avance el Gobierno con la obra pública. Las obras privadas llegarán más tarde.

A su vez, Ecolatina indicó en su último informe que los precios subirán 36% y que “el elevado costo de financiamiento desincentiva la inversión y el consumo profundizando la contracción económica observada en los primeros meses del año. En este sentido, no es casualidad que la proyección de crecimiento vaya cambiando de castaño a oscuro”.

(Fuente: Cronista.com / cepal.org)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s